El TSJC dicta sentencia favorable parcialmente a las tesis de la AT

El día 1 de octubre de 2008 se nos comunica a la Asociación por la Tolerancia que el TSJC dictó sentencia, con fecha 16 de septiembre, favorable parcialmente al recurso interpuesto por la asociación hace tres años contra una orden de la Generalitat, de 2005, por la que se convocaba concurso público para la concesión de subvenciones (condicionadas al uso exclusivo de catalán) a las asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPA) para la organización del servicio de acogida matinal de niños en centros públicos que imparten educación primaria e infantil.

La sentencia viene a decir que las actividades relacionadas con la preparación de trabajos escolares no pueden ser sólo en catalán porque no se ajusta a Derecho.

En cambio, considera que el uso exclusivo del catalán en las actividades de carácter lúdico y deportivo se puede considerar como una medida de fomento amparada por la Ley de Política Lingüística.

Asociación por la Tolerancia, 3 de octubre de 2008


El TSJC rechaza que el catalán deba utilizarse en ‘todas' las actividades de acogida matinal en escuelas públicas

El TSJC ha rechazado en una sentencia que la Generalidad pueda condicionar el otorgamiento de subvenciones a las asociaciones de padres para realizar servicios de acogida matinal en las escuelas y guarderías públicas a que ‘todas' las actividades que se realizan durante esta franja extraescolar deban hacerse exclusivamente en catalán.

En las bases del concurso de concesión de subvenciones para la gestión del servicio de acogida matinal de los centros educativos de infantil y primaria públicos catalanes de 2005, figura como requisito que ‘en todas estas actividades la lengua de uso será el catalán'.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña considera en su sentencia que ‘no resulta ajustada a Derecho la prevención de que la lengua catalana será la lengua de uso en todas las actividades del servicio de acogida matinal', y se remite a la misma Ley de Política Lingúística.

Precisamente, pese a que la ley establece que el catalán es la lengua vehicular en la enseñanza no universitaria, también garantiza que la primera enseñanza podrá cursarse en el idioma ‘habitual, ya sea el catalán o el castellano'.

De esta forma, el TSJC ha sentenciado ‘parcialmente' a favor de la Asociación por la Tolerancia, que denunció las bases del concurso de 2005. La sentencia argumenta que durante esta franja, pese a que se excluyen las actividades ‘propias de los programas escolares', se realizan actividades de ‘preparación de trabajos escolares' que no podrán ser en catalán cuando su misma naturaleza lo impida, por ejemplo, si son trabajos de lengua castellana u otro idioma.

Sin embargo, en lo que se refiere a actividades de ‘carácter lúdico y deportivo', la ‘prevención de que se utilice en las mismas la lengua catalana constituye expresión de una medida de fomento amparada' por la Ley de Política Lingüística.

Según el TSJC, en este tipo de actividades, ‘no se está en presencia de una actividad obligada, condicionándose la concesión de una subvención al uso del catalán como medida para favorecer esta lengua', como ya había argumentado en una sentencia de febrero de 2008 sobre la misma demanda, pero del curso 2004.

La Consjería de Educación tiene tiempo hasta el viernes -10 días después de la recepción, el siete de octubre, de la sentencia de 16 de septiembre- para presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, que hasta el momento no había presentado.

www.vozbcn.com

noticia original >>


José Domingo: “La Generalidad quiere erradicar el castellano de las escuelas y con esta sentencia lo tiene más difícil”

El diputado de Ciudadanos en el parlamento autonómico de Cataluña, José Domingo, ha señalado en declaraciones a LA VOZ DE BARCELONA que “la sentencia [del TSJC] es trascendente en la medida en que refuerza la idea de que el modelo de inmersión lingüística no se acoge a la legalidad vigente“.

Domingo, portavoz adjunto de Ciudadanos, impulsó en su calidad de vicepresidente de la Asociación por la Tolerancia el recurso contra la orden que regulaba el régimen de ayudas a la acogida matinal en las escuelas: “A partir de ahora es posible y legal realizar actividades relacionadas con las actividades propiamente educativas en las horas de guardería tanto en castellano como en catalán, dependerá de la voluntad de los padres”.

Sin embargo, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña no cumple todas las expectativas, “dado que el objetivo final es que también en las actividades lúdicas, se pueda utilizar libremente el castellano y el catalán y no condicionar el uso por el hecho de que la Administración subvencione estas horas de guardería matinal. La Generalidad quiere erradicar el castellano de las escuelas y con esta sentencia lo tiene más difícil“, ha añadido.

www.vozbcn.com

noticia original >>


El TSJC defiende el uso del castellano en la hora de actividades previa a las clases

Nuevo revés judicial a la Generalitat en materia lingüística. Un fallo del TSJ rechaza que sólo se use el catalán en los servicios de acogida matinal

BARCELONA. Todavía con el mal sabor de boca de la anterior sentencia del Tribunal de Justicia catalán (TSJC) sobre la tercera hora de castellano -se hizo pública en julio y obligaba al Gobierno autonómico a aplicarla «estrictamente» a partir de este curso-, la Generalitat ha tenido que encajar otro varapalo judicial en esta materia.

Ayer se hizo pública una sentencia del mismo tribunal que rechaza que el catalán deba usarse en «todas» las actividades de acogida matinal en las escuelas y guarderías públicas tal como exige la Generalitat. En este tipo de actividades, organizadas por las asociaciones de padres y madres de alumnos y que reciben subvenciones del Gobierno autonómico, los niños son atendidos en una aula del centro donde participan en actividades relacionadas con el currículo o bien lúdicas. Se trata de una medida extraescolar impulsada por las familias con el objeto de que los niños de edades cortas puedan ser atendidos antes de las nueve de la mañana, ya que muchos padres y madres por exigencias laborales no pueden llevar a sus pequeños al colegio a esa hora.

Una exigencia de la Generalitat La sentencia del Tribunal de Justicia catalán, notificada a la consejería de Educación, que dirige Ernest Maragall, el pasado 7 de octubre, niega que la Generalitat pueda condicionar la otorgación de subvenciones a las asociaciones de padres y madres para realizar estos servicios a que «todas» las actividades que se realizan durante esta franja extraescolar se hagan en catalán. En las bases del concurso de concesión de subvenciones para la gestión del servicio de acogida matinal en los centros de Infantil y Primaria de 2005, consta como requisito que «en todas estas actividades la lengua de uso sea el catalán».

El Alto Tribunal catalán considera que «no resulta ajustada a Derecho la prevención de que la lengua catalana será la de uso en todas estas actividades» y se remite a la Ley de Política Lingüística, que reconoce el derecho de los padres a escolarizar a sus hijos en cualquiera de las dos lenguas oficiales (catalán y castellano) durante los primeros años de la etapa escolar.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña considera así, parcialmente, el recurso presentado por la Asociación por la Tolerancia, que denunció las bases de dicho concurso. El fallo arguye que durante estas actividades, pese a que se excluyen las actividades «propias de los programas escolares», se llevan a cabo actividades de «preparación de trabajos escolares que no podrán ser en catalán cuando su misma naturaleza lo impida, por ejemplo si son trabajos vinculados a la asignatura de lengua castellana u otro idioma». «Se trata de reconocer un derecho que ya existe y debería poderse llevar a la práctica, y es que los padres puedan escoger la lengua en la que escolarizan a sus hijos», indicó a ABC Elvira Fuentes, presidenta de la Asociación por la Tolerancia.

No obstante, la sentencia avala, en parte, las medidas extraescolares de fomento del catalán. En este sentido, apunta que cuando estas actividades no estén relacionadas con el currículo, es decir, «sean de carácter lúdico o deportivo», «la prevención de que se utilice en las mismas el catalán constituye expresión de una medida de fomento amparada» por la Ley de Política Lingüística. La Generalitat tiene hasta el viernes para recurrir ante el Supremo.

Ciutadans celebró la sentencia y afirmó que es «trascendente en la medida en que refuerza la idea de que el modelo de inmersión lingüística no se acoge a la legalidad vigente».

Claves de la sentencia:

  • "No resulta ajustada a Derecho la prevención de que la lengua catalana será la lengua de uso oficial en todas las actividades del servicio de acogida matinal"
  • "Pese a que en esta franja extraescolar se excluyen las actividades propias de los programas escolares, se realizan trabajos de preparación de trabajos escolares que no podrán ser en catalán cuando su misma naturaleza lo impida, por ejemplo, si dichos trabajos son de lengua castellana u otro idioma"

ABC, 15/10/2008


El TSJC rechaza imponer el catalán en las actividades extraescolares

La sentencia refuerza que el modelo de inmersión lingüísitca no se acoge a la ley
El fallo subraya que la propia Ley defiende que la educación debe cursarse en "el idioma habitual"

las bases del concurso 2005-2006 sólo ofrecían ayudas a los servicios extraescolares en lengua catalana.

BARCELONA- La Justicia vuelve a dar un toque de atención a la Generalitat de Cataluña sobre sus pretensiones lingüísticas. En esta ocasión, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) rechaza que el catalán deba ser la única lengua vehicular de «todas» las actividades extraescolares de los centros públicos.

La sentencia, emitida el pasado 16 de septiembre, considera que el Gobierno catalán no puede condicionar las subvenciones de las asociaciones de padres y madres a que éstas empleen exclusivamente el catalán en las iniciativas educativas que organicen. En este sentido, el TSJC estima «parcialmente» la denuncia interpuesta por la Asociación por la Tolerancia contra las bases del concurso de 2005. En éstas aparecía reflejado como criterio indispensable para ser beneficiario de las subvenciones que «en todas estas actividades la lengua de uso será el catalán».

«No resulta ajustada a Derecho la prevención de que la lengua catalana será la lengua de uso en todas las actividades del servicio de acogida matinal», establece la sentencia. De hecho, la Ley de Política Lingüística garantiza que la educación podrá recibirse en el lengua «habitual, ya sea el catalán o el castellano», aunque la primera sea la vehicular. Además el TSJC apunta que durante este tipo de actividades los alumnos suele dedicar cierto tiempo a la «preparación de trabajos escolares» de materias como el castellano o el inglés que precisamente no deben hacerse en catalán.

Por otro lado, el TSJC no quiso dar la espalda por completo a la imposición del catalán. Esto es, la sentencia considera que, aunque las bases de las subvenciones no pueden obligar a usar el catalán, sí es legal promover dicha lengua, tal y como establece la propia Ley de Política Lingüística. Eso sí, cuando se trata de actividades de «carácter lúdico y deportivo». La sentencia establece que «no se está en presencia de una actividad obligada», por lo que condicionar «la concesión de una subvención al uso del catalán» puede entenderse como «una medida de fomento para favorecer» la difusión de esta lengua.

En cualquier caso, ésta es la cuarta sentencia del TSJC que insta a la Generalitat a no imponer la lengua catalana a todos los escolares de la Comunidad.

La Razón, 15/10/2008


POLITICA LINGUISTICA / El tribunal considera que durante estas horas también se hacen actividades que requieren el castellano o lengua extranjera / La Asociación por la Tolerancia, impulsora de la sentencia, celebra el fallo judicial

El TSJC rechaza que el servicio de acogida matinal en los colegios se haga sólo en catalán

BARCELONA.- El servicio de acogida matinal para los niños que cursan infantil y primaria en los centros públicos de Cataluña no tiene por qué impartirse obligatoria e íntegramente en lengua catalana. Esta es la conclusión de una sentencia de la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC), en base a un recurso presentado por la Asociación por la Tolerancia.

El origen del problema se remonta a una orden del Departament d'Educació -la EDC/248/2005 del 26 de mayo-, en la que se sentaban las bases para la convocatoria de subvenciones a las asociaciones de padres y madres de alumnos para la organización del servicio de acogida matinal en los centros sufragados con fondos públicos para el curso escolar 2005-2006. Se trata de la franja horaria previa a las horas lectivas, que surge para conciliar mejor la vida personal y laboral de las familias. Los fondos para esta iniciativa ascendían a un millón de euros.

El recurso de la Asociación por la Tolerancia, que basa su ideario en la defensa del bilingüismo, se centra en el anexo 2 de las bases de la convocatoria. En él se explica que este servicio «debe ser un tiempo activo para los niños y niñas, que posibilite la realización de actividades lúdicas, artísticas o deportivas, la preparación de trabajos escolares, la lectura y el uso de la biblioteca u otras instalaciones, con exclusión de las actividades propias de los programas escolares». Y se concluye, residiendo aquí la base del problema, que «en todas estas actividades la lengua de uso será la catalana».

El TSJC precisa que el abanico de actividades que pueden desarrollar los alumnos en este servicio complementario «es ciertamente amplio», y destaca que «cabe distinguir entre las actividades de carácter lúdico y recreativo, que cumplen meramente funciones de guardería» y «aquellas otras que guardan relación con el ámbito más propiamente educativo, como ocurre con la preparación de trabajos escolares».

Respecto al primer grupo, la sentencia recuerda que «prima su carácter lúdico y deportivo», de modo que «la prevención de que se utilice en las mismas la lengua catalana constituye expresión de una medida de fomento» amparada en el artículo 37 de la Ley de Política Lingüística. Dicho punto establece que la Generalitat «debe favorecer, estimular y fomentar el uso del catalán», así como «establecer bonificaciones y exenciones fiscales para los actos relacionados con la normalización y el fomento del uso de la lengua catalana». Así, el tribunal sostiene que «no se está en presencia de una actividad obligada, condicionándose la concesión de una subvención al uso del catalán como medida para favorecer esta lengua».

En cambio, respecto a las actividades relacionadas con la función educativa -como las que tienen como objetivo la preparación de trabajos-, «no todas podrán materialmente desarrollarse en lengua catalana, como ocurre cuando se trate de preparar trabajos de las materias de lengua castellana o lengua extranjera». La sentencia recuerda que «el caracter peri-escolar de aquéllas» hace aplicable el artículo 21 de la Ley de Política Lingüística -relativo al uso de las lenguas oficiales en el ámbito de la enseñanza no universitaria-, de manera que «no resulta ajustada a Derecho la prevención de que la lengua catalana será la lengua de uso en 'todas' las actividades del servicio de acogida matinal».

El portavoz adjunto de Ciutadans, José Domingo, fue el impulsor, en su calidad de vicepresidente de la Asociación por la Tolerancia, del recurso judicial. Dijo que el fallo «es trascendente en la medida en que refuerza la idea de que el modelo de inmersión lingüística no se acoge a la legalidad vigente, ya que expresamente declara que no todas las actividades escolares deben realizarse necesariamente en catalán, exceptuando de este modelo la previsión del artículo 21 de la ley de Política Lingüística, que reconoce el derecho de los padres a educar en la primera enseñanza en la lengua habitual de los niños».

«A partir de ahora es posible y legal realizar actividades relacionadas con las actividades propiamente educativas en las horas de guardería tanto en castellano como en catalán -dijo- ya que dependerá de la voluntad de los padres».

Criticó, no obstante, que la sentencia «no cumple todas las expectativas, dado que el objetivo final es que también en las actividades lúdicas se pueda utilizar libremente el castellano y el catalán, y no condicionar el uso por el hecho de que la Administración subvencione estas horas de guardería matinal». Concluyó que la Generalitat «quiere erradicar el castellano y con esta sentencia lo tiene más difícil».

También opinó sobre este asunto la presidenta de la Asociación por la Tolerancia, Elvira Fuentes. Celebró que el tribunal haya corregido que todas las actividades del servicio matutino tengan que hacerse en catalán, aunque «nos gustaría que nos hubieran dado toda la razón» para conseguir un equilibrado bilingüismo.Aseguró que, desde la asociación a la que representa, «continuaremos velando para que se respeten los derechos de los padres y de los alumnos».

Los tribunales respaldan las iniciativas por el bilingüismo

BARCELONA.- La difundida ayer no es la única resolución judicial que apoya los postulados de quienes defienden el bilingüismo en el sistema educativo catalán. De hecho, ya en junio de 2005, el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) dictó una sentencia por la que la Administración catalana tenía que habilitar en la hoja de preinscripción escolar una casilla para que los padres pudieran expresar la lengua de escolarización de sus hijos, estimando así un recurso de la Asociación por la Tolerancia. Esta entidad pedía que en el anverso de la solicitud, el Departament d'Educació preguntara la lengua en la que los padres quieren escolarizar a sus hijos: catalán, castellano o ambas. El TSJC declaró la «obligación» de la conselleria de adoptar las «medidas necesarias» para que en el formulario se pregunte por su lengua habitual a los padres de los niños preinscritos en los centros públicos a fin de «hacer efectivo su derecho» a recibir en esa lengua su primera enseñanza. A día de hoy, manifestaciones contra la inmersión lingüística como la organizada por Ciutadans-Partido de la Ciudadanía el pasado 28 de septiembre en Barcelona muestran bien a las claras que Educació sigue sin cumplir, más de tres años después, dicha resolución judicial.

De igual modo y con anterioridad al caso precedente, el Tribunal Superior de Justicia obligó también a Educació a consultar la lengua habitual de la familia o tutores de los menores en la preinscripción escolar y tenerla en cuenta en la enseñanza de Infantil y Primaria, según la ley de Política Lingüística de 1999. La sentencia, de la sección quinta de la sala de lo contencioso-administrativo del TSJC, censuraba la actuación de la conselleria porque impedía «hacer efectivo» el derecho de los alumnos «a recibir» la primera enseñanza «en la lengua habitual».

Más recientemente, el mes de octubre de 2007, el TSJC ordenó a dos jueces de Tarragona y L'Hospitalet de Llobregat a entregar la documentación en catalán a dos ciudadanos que lo pidieron expresamente. El acuerdo, por unanimidad, de la sala de Gobierno del TSJC se tomó después de que los dos ciudadanos reclamaran sus derechos lingüísticos ante el Síndic de Greuges ya que días antes el titular del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Tarragona y el del de Instrucción número 2 de L'Hospitalet se negaran a enviarles la documentación en lengua catalana.

El pasado mes de julio y coincidiendo con la presentación del contenido del anteproyecto de la nueva Ley de Educación de Catalunya (LEC), el TSJC ordenó a la Generalitat aplicar la tercera hora de castellano a la semana en el sistema educativo catalán. La interlocutoria cautelar, sin embargo, no tensó los ánimos de Educació, para quien la sentencia no especifica cómo se deben repartir las horas para alcanzar el tope de las 665, por lo que consideran que su plan sigue vigente.

EL MUNDO, 15/10/2008


15/10/2008 - Asociación por la Tolerancia, EL MUNDO, La Razón, ABC, vozbcn.com