Quienes Somos

¿QUIÉNES SOMOS?

Índice

  1. ¿Quiénes somos?
    • ¡Sociedad bilingüe, instituciones bilingües!
    • Con las víctimas y contra el terrorismo
    • Una apuesta por la libertad
  2. Conócenos un poco más
  3. La elasticidad de la tolerancia, segun Giovanni Sartori
  4. Significado del anagrama de la Asociación
  5. Sobre las lenguas empleadas en esta Web

 

La Asociación por la Tolerancia se funda  el 16 de noviembre de 1992 por un grupo de ciudadanos preocupados por la merma que en sus derechos originaba la política del nacionalismo excluyente.

La Asociación por la Tolerancia combina reflexión y acción. Estudia y debate sobre problemas candentes, organiza tertulias y foros en los que se analizan temas de actualidad como el nacionalismo, el bilingüismo, el terrorismo, la inmigración, etc.

Concede anualmente el "Premio a la Tolerancia" que -hasta ahora- ha sido otorgado a Iván Tubau, Fernando Savater, Francesc de Carreras, Gregorio Peces Barba, Iniciativa Ciudadana ¡Basta ya! en la persona de Agustín Ibarrola , Félix de Azúa, Albert Boadella, Baltasar Garzón, Antonio Muñoz Molina, Arcadi Espada, Rosa Díez, Mario Vargas Llosa, Carlos Herrera, Antonio Mingote, Xavier Pericay, Regina Otaola, Félix Ovejero, Victoria Prego. Inger Enkvist y José Luis Bonet.

También organiza anualmente el "Ciclo de Cine para la Tolerancia" coincidiendo con el día Internacional de la Tolerancia de la UNESCO  (16 de Noviembre) gracias al apoyo de la Fundación de Víctimas del Terrorismo (FVT), y las "Jornadas por la Lengua Materna y el Bilingüismo" para conmemorar el día Internacional de la Lengua Materna (21 de de Febrero).

¡Sociedad bilingüe, instituciones bilingües!

La Asociación por la Tolerancia aboga por una sociedad bilingüe en la que las instituciones sean respetuosas con los derechos lingüísticos. Desde su inicio ha sido especialmente activa en la defensa de una escuela bilingüe que valore la lengua materna de los alumnos y garantice la libertad de elección de idioma. Rechazamos la escuela adoctrinadora y etnicista y reivindicamos aquella que asuma la libertad y la tolerancia como principios directores.
Hemos combatido por sectaria la Ley de Política Lingüística en Tribunales y organismos defensores de los derechos humanos. Para nosotros, también el castellano es la lengua propia de muchos catalanes y las administraciones deben ser respetuosas con los derechos lingüísticos de todos los ciudadanos.

Con las víctimas y contra el terrorismo

La Asociación por la Tolerancia defiende los derechos humanos y considera que la rebelión social contra el terrorismo y sus cómplices es un elemento imprescindible para facilitar su erradicación. Cofundadora de Plataforma Libertad, lucha por el establecimiento de las condiciones necesarias que permitan disfrutar de la democracia en libertad e impulsa iniciativas dirigidas a fomentar la concienciación social.

Una apuesta por la libertad

Te invitamos a colaborar con nosotros en la creación de ese espacio de libertad en el que la ciudadanía sea el factor determinante de relación entre la sociedad y las Administraciones, de manera que ni la lengua, ni la raza, ni la religión, ni el origen sean utilizados para fomentar la segregación social. ¡Te esperamos!


Conócenos un poco más

En el editorial del número 1 de la revista de la Asociación, "Tolerancia", que salía a la luz a principios de 1997 se decía lo siguiente, que creemos explica bien nuestra razón de ser:

"... muchos ciudadanos de Cataluña hace tiempo que nos venimos planteando el comportamiento democrático de nuestras instituciones. No discutimos aquí, por supuesto, la limpieza de los sistemas de elección, sino el respeto del nacionalismo en el poder a los derechos colectivos e individuales de todas las gentes de Cataluña. Así han aparecido organizaciones y foros que advierten sobre la siguiente constatación: en Cataluña el nacionalismo a medida que se ha convertido en más poderoso y fuerte ha obedecido menos pautas democráticas. Para defender el bilingüismo y los derechos humanos, combatir la manipulación histórica y luchar contra la intransigencia surgió hace tres años la Asociación por la Tolerancia ..."

..."Tolerancia es una revista que defiende los principios que se recogen en la Constitución de 1978 y que asume los valores de su preámbulo: "garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden social justo; consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular; proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus cultura y tradiciones, lengua e instituciones ..." Es eso lo que nos mueve y porque en Cataluña, hoy por hoy, consideramos que la voluntad constitucional no se cumple, nos ponemos en marcha con la fuerza de la que creemos nuestra razón y con la ilusión de ser capaces de cambiar el orden actual de las cosas.".

Así veíamos la situación catalana hace unos años, que no sólo ha continuado, si no que se ha agravado con la Ley de Política Lingüística aprobada en 1998 por el Parlamento catalán: monolingüismo institucional, el español ha desaparecido de las instituciones públicas catalanas, radicalización de la inmersión lingüística en los colegios e institutos, alcanzando el español la categoría de lengua extranjera. Intentos de intervenir en todas las facetas de la vida pública y privada catalana: sobre el doblaje del cine, sobre las relaciones comerciales, en las universidades, etc. En definitiva, el proyecto de "normalización" del catalán es un proyecto para instaurar el monolingüismo social.

Entendemos que eso, además de no reflejar la realidad catalana, es una vulneración clara de los derechos básicos de millones de ciudadanos catalanes. Nuestra manera de oponernos a ello, es mediante acciones ciudadanas, debates, conferencias, etc, para concienciar a la opinión pública de este grave problema, que envenena la convivencia en Cataluña. Creemos que Cataluña, es, ha sido y será un lugar de encuentro de gentes de diversos lugares de España y en los últimos tiempos de fuera de ella. Y que sin esa afluencia multitudinaria, este país no sería el que es. Por lo tanto, el deber de las instituciones democráticas es recoger esa realidad social y hacer que su legislación se adapte a la misma. Lo que es "normal" no puede se definido en gabinetes de ingeniería social, bajo una determinada ideología. Somos muchos los ciudadanos catalanes que no nos identificamos con la imagen de "catalán normal", que hacen equivalente a "el único catalán posible", que emana de tales gabinetes y que quiere ser impuesta desde las instituciones.

También llevamos a cabo una labor de solidaridad con la ciudadanía vasca en su lucha contra el fanatismo terrorista nacionalista, para ello hemos sido cofundadores de la PLATAFORMA LIBERTAD, junto con el Foro Ermua, el Foro El Salvador, el Movimiento Contra la Intolerancia y la Asociación de Victimas del Terrorismo. Con esta plataforma convocamos a todos los ciudadanos españoles a concentrarse para manifestar su repulsa tras cada atentado terrorista con resultado de muerte. Somos conscientes de que con este paso rebasamos el marco en el que durante años nos hemos movido: la búsqueda de la puesta en práctica en Cataluña de los derechos y libertades ciudadanas y por el bilingüismo institucional. Pero creemos que en el caso vasco el nacionalismo identitario ha alcanzado las más altas cotas de fanatismo, quitando de manera explícita y sin ambigüedades la condición de ciudadanos a los no nacionalistas. Este avance de la reacción (ahora disfrazada de progresismo) nos parece intolerable en la España Constitucional, por ello y con las otras asociaciones antes mencionadas luchamos por el ámbito español de la libertad. Como siempre nuestras actividades se circunscriben a la de poner en marcha mecanismos para la concienciación y participación ciudadana ya que creemos que una ciudadanía pasiva e indiferente es el mejor caldo de cultivo para el fanatismo y la intolerancia.

 

LA ELASTICIDAD DE LA TOLERANCIA según Giovanni Sartori

El grado de elasticidad de la tolerancia puede establecerse a partir de 3 criterios:

  1. Siempre tenemos que dar razones de aquello que consideramos intolerable. La tolerancia prohíbe el dogmatismo.
  2. Atender al principio de no hacer el mal, de no perjudicar o, dicho de otra manera, no estamos obligados a tolerar comportamientos que nos infligen daño o perjuicio.
  3. La reciprocidad. Ser tolerantes con los demás requiere, a su vez, ser tolerados. El que tolera tiene principios y creencias propios; los considera verdaderos y, sin embargo, concede que otros tengan el derecho a cultivar otras creencias aunque las piense equivocadas.

 

Significado del anagrama de la Asociación

El símbolo de la "Asociación por la Tolerancia " intenta ser una metáfora de las dificultades que padece el ser humano en su intento por alcanzar la paz y el respeto entre todos los hombres, a la vez que un rechazo de todo integrismo.

El estudio formal del anagrama se inspira en la simbolización del posible ser de la naturaleza humana y su inevitable incidencia en las relaciones sociales y políticas, a través de figuras geométricas.

El sentido del precario equilibrio que mantienen sus tres componentes básicos, quiere, a su vez, plasmar la fugaz eternidad de las verdades, o si se prefiere, la pasión inútil y casi siempre traumática de quienes, despreciando las razones de los demás, intentan imponer su verdad a toda la humanidad. Y como la base de esa obscenidad es la esquizofrénica naturaleza humana, sólo siendo conscientes de ella podemos intentar conjurar sus peligros. ¿A qué nos referimos?:

El corazón tiene razones que a veces no entiende la razón, se dice popularmente para reseñar que en el hombre conviven dos tendencias de naturaleza distinta y casi siempre opuestas entre sí: la razón y la pasión. La primera, se ajusta a estructuras universales, templa y mesura las aristas de la subjetividad y crea civilización; por el contrario, la segunda nace de los instintos de supervivencia y tiende a realizar sus deseos individuales anteponiéndolos a cualquier pacto universal, para conducirnos a la creación artística, a la legítima desmesura, pero también al tribalismo. Aquella y estos son imprescindibles en la naturaleza humana; pero la civilización nos ha demostrado que si la tendencia instintiva no es controlada en sus excesos por la racional, a menudo el hombre se convierte en un lobo para el hombre y la civilización cede a la barbarie. La intolerancia, el fundamentalismo, el sectarismo nacen, precisamente, de revestir con razones lo que sólo son ambiciones tribales nacidas de esa parte obscura y animal que todos llevamos dentro. Eso hace que inevitablemente todos tengamos algo de fundamentalistas. La diferencia entre los que son integristas y los que no, reside en ser o no conscientes de que nuestras razones suelen tener una base sentimental que las traicionan, por lo que casi todas nuestras verdades son sólo relativas a un tiempo, a un espacio y a unas circunstancias. Precisamente por eso hemos instituido un sistema democrático, donde cada verdad cede el privilegio de ser única para que prevalezca la libertad de todos. Además, este logro de la razón ni es total ni es para siempre. Como la libertad, la justicia o la paz, deben ser conquistadas cada instante porque la naturaleza humana es esencialmente esquizofrénica, egoísta y violenta, y tiende al tribalismo como la manzana de Newton al centro de la tierra.

Precisamente, esa parte racional del hombre está representada en el logotipo por la figura geométrica por excelencia, el cubo; y la instintiva, por la esfera, símbolo inestable y sentimental, voluble y dinámico, sobre cuya superficie sólo se pueden mantener otros objetos a base de un constante equilibrio. En este caso, el cubo, metáfora de la razón debe dirigir el mundo sin olvidar jamás que el fundamento sobre el que está erigida su gloria, es instintivo, tan impredecible como la inestabilidad natural de la esfera. Y su fuerza es tanto más fugaz cuanto mayor sea el grado de inconsciencia que tenga de esta ley dialéctica universal.

Finalmente, esa humana condición, debe moverse en un tiempo y en un espacio políticos siempre inestables, de naturaleza eternamente cambiante que fuerzan al hombre a mesurar y a llevar la constancia de su lucha por mantener un equilibrio, al mundo. Por eso, en el logotipo se ha representado la mudanza voluble del espacio social y político donde se enmarca y se fragua el hombre, en las olas inestables del océano inmenso. Todo se puede ir al traste en un descuido. Todo, porque del equilibrio al abismo sólo nos separa una brizna de aire.

En ese universo dialéctico no es posible mantener el equilibrio sin un juego limpio de mutuas tolerancias y renuncias. La tolerancia se convierte así en la más sofisticada arma civilizadora de la razón. Con ella desaparece la soberbia de la verdad y, con su desaparición, la semilla venenosa del integrismo sólo puede germinar marginalmente en el sentimiento manipulable de los hombres. No es que la Tolerancia sea el camino hacia el paraíso ..., porque la felicidad de los hombres depende de otros mil secretos aún por descubrir. No, es que no existe otro para mantener la paz.

 


Sobre las lenguas empleadas en esta web

Esta Asociación aboga por el bilingüismo institucional, es decir, el de los organismos públicos que en Cataluña deben servir a todos los ciudadanos catalanes, sean catalanohablantes o castellanohablantes (Generalitat, Ayuntamientos, Escuelas, Centros Sanitarios, Centros Cívicos...).

No pretendemos (a diferencia del nacionalismo) establecer el lenguaje que debe emplear un ciudadano a nivel privado o el lenguaje oficial que debe utilizar ese mismo ciudadano en sus relaciones con la Administración.

Así pues, que esta Web esté en gran parte en castellano es un mero ejercicio del derecho a la libre elección de lengua, tanto por parte de esta Asociación como entidad no pública, como por parte de nuestros colaboradores, a semejanza de lo que hacen otros grupos que, con todo derecho -y con todo nuestro respeto-, utilizan exclusivamente el catalán en sus Webs. Esa elección, además, está motivada por el hecho de que la Administración catalana -pese a ser Cataluña formalmente una comunidad con dos lenguas oficiales- está escorada casi por completo hacia el monolingüismo en catalán.

Por supuesto, esta Web recoge las noticias y colaboraciones en catalán cuando en ese idioma han sido escritas, en algunos casos junto a la traducción al castellano cuando las consideramos interesantes para nuestros visitantes del resto de España.