Dos instantes de silencio

16 - 11 - 2017 / FERNANDO MOLINA - AROVITE

Finalizada la carrera el hastío creció. Cuando asesinaron a Francisco Tomás y Valiente acabé viajando a Madrid para acompañar su féretro. Cuando vi por televisión a José Antonio Ortega Lara recién liberado mi mente me llevó a los prisioneros bosnios de la guerra de Yugoslavia. Con esa percepción de las cosas me encontraba el día de julio en que surgió la noticia del secuestro de Miguel Ángel. (Publicado el 13/11/2017)

leer más...