El supremacismo catalanista en cifras

23 - 05 - 2020 / ANTONIO ROBLES - ABC

El catalanismo político ha dejado a lo largo de su existencia numerosas deposiciones supremacistas. la más célebre de las últimas la soltó el actual presidente de la Generalidad. Joaquim Torra al catalogar a los castellanohablantes de «bestias con forma humana». Descalificaciones, actitudes hostiles, exclusiones lingüísticas, sanciones económicas. incluso criterios de racismo cultural burdos e impropios de la condición humana De todo han vertido y vierten a diario envueltos en resentimiento y odio. Sobran evidencias. También en su relación con el talonario.

Desde la entrada de Jordi Pujol al Palacio de la Generalidad, ese supremacismo ambiental lo concretó en los sueldos de la Administración, y sobre todo en los emolumentos del presidente de la Generalidad y toda la corte de altos cargos institucionales. Había que estar por encima de los sueldos del mismísimo presidente del Estado, del Consejo de Ministros y de los altos cargos de la Administración central. Compraban voluntades, y marcaban territorio. Aún hoy no sabemos por qué cobra más un Mozo de Escuadra que un Guardia Civil o un Policía nacional.

El Parlamento catalán acaba de aprobar en plena pandemia económica una subida de salarios a altos cargos de la Administración, y a los expresidentes de la Generalidad.

Joaquim Torra pasa a cobrar 153.234 euros, casi el doble de lo que cobra el presidente español (82.978 €). Sus secretarios generales, 118.453€, más que los propios ministros de España (73.2ll€). De hecho, 240 altos cargos de la Administración nacionalista tienen un sueldo mayor que el propio Pedro Sánchez.

En circunstancias normales nos escandalizaría que se derrochara así el dinero público en nombre de ese supremacismo sustentado en la jerarquía económica. Una manera más de creerse mejores. Pero en las actuales circunstancias de quiebra económica, paro. ERTEs, ERES, de pandemia de hambre y necesidades básicas con miles de personas viviendo ya de la caridad pública, blindar sus sueldos al alza, es obsceno. ¿En qué mundo viven estos escanyapobres?

Pero lo incomprensible es que sólo el PP votara en contra de la subida. Cs. PSC. Comuns y CUP se abstuvieron. Largando pestes, pero no votaron en contra. Junts y ERC votaron a favor. Bien es verdad, que la propuesta de subida salarial iba maliciosamente unida a un paquete único destinado a las medidas sociales del Covid-19. Hasta ahí llegan las formas mañosas de ejercer el poder. ¿Es que no hay un hombre justo en política?