No tenemos por qué pedir perdón, nosotros somos los agraviados

17 - 10 - 2018 / ANTONIO ROIG RIBÉ - EL CATALÁN.ES

Ante la eventualidad de una negociación, no podemos consentir que nos otorguen el papel de testigos mudos, ni que nuestros derechos, ya suficientemente mermados (véanse las sentencias ignoradas de los tribunales de Justicia, por ejemplo), se conviertan en moneda de cambio para satisfacer las apetencias insaciables de un secesionismo cuya vocación expresa es ir a por todas.

leer más...