Regina se va

29 - 05 - 2011 / EL MUNDO

 

Regina se va

Un rayo de sol se cuela entre las nubes y cae sobre las banderas que ondean en el balcón del Ayuntamiento de Lizartza. Por un capricho del viento, la rojigualda y la ikurriña están enrolladas y forman una única enseña. Esta inusual estampa arranca una sonrisa a Regina Otaola, alcaldesa de este pueblo guipuzcoano desde hace cuatro años.

-Así tendrían que estar siempre. Las dos banderas unidas. ¡Eso es lo natural!

Lo bello suele ser breve, así que este abrazo de banderas ya tiene fecha de caducidad. Como mucho aguantará hasta el 11 de junio, el día previsto para la constitución del Ayuntamiento recién salido de las urnas. A partir de entonces, este enclave del PP en territorio comanche se convertirá en patrimonio exclusivo de los independentistas de Bildu. Ya nadie podrá garantizar que la bandera española disfrute de su privilegiada ubicación en la fachada del edificio municipal.

-La trataremos como a las demás banderas extranjeras... Con todo el respeto que se merece la insignia de un pueblo invasor... -asegura, irónico, un simpatizante abertzale que degusta un chato de vino en un bar junto al Consistorio.

Tras el 22-M, esta localidad de la Guipúzcoa rural se ha convertido en el símbolo del retorno de los batasunos a las instituciones. Dentro de un par de semanas, los siete concejales del PP deberán ceder sus asientos a otros tantos de Bildu. Gracias a este bingo electoral, la izquierda abertzale gestionará el pueblo sin una voz discordante a su credo independentista. Y, de paso, finiquitará la aventura política de Regina Otaola, la mujer que se atrevía a desafiarles en su patio trasero.

Estos días, la regidora popular anda ocupada en zanjar los últimos flecos de su mandato. Le toca decidir la ubicación de un banco en la calle, reforzar una orilla del río, organizar el último pleno... Aunque, a pie de calle, lo que más intriga es qué hará con la bandera que hizo ondear en su primer día como alcaldesa. El gesto, en definitiva, que la convirtió en una heroína de la lucha contra el terrorismo.

Entre los vecinos, el rumor más insistente es que la propia alcaldesa se encargará de arriar la rojigualda antes de marcharse. Algo que ella niega con vehemencia y un puntito de irritación.

-¡Como que me llamo Regina que ahí se queda la bandera cuando yo me vaya!

-¿Vendrá al pueblo a dar el relevo a su sucesor, Aitor Agirre?

-¡Ni harta de grifa! Aquí nadie nos dio la bienvenida. Así que no tengo ningún interés en conocer a ese señor.

Se marcha Regina con el sosiego de quien ha exprimido todas sus energías. Y no sólo por haber defendido las libertades en un terreno difícil. También por haber dejado unos presupuestos saneados en tiempos de crisis. Por haber ejecutado obras útiles para los vecinos. Y, sobre todo, por haber ganado batallas que parecían utópicas, como extirpar las pintadas proetarras de las calles del pueblo.

"Nos ha costado 5.000 euros al año en limpieza [de un presupuesto anual de 600.000], pero lo hemos conseguido", presume. "Ellos pintaban, nosotros limpiábamos, ellos pintaban, nosotros limpiábamos... Y así hasta que se han cansado".

mi hija se queda sin trabajo

A sus 59 años, sin embargo, ha llegado el momento de que Regina se retire a su casa de Zarautz, donde vive junto a su madre, de 88 años. Ya quiso dejar el cargo hace tres, cuando María San Gil abandonó el liderazgo del PP vasco, pero accedió a agotar la legislatura. Ahora le toca buscarse la vida a una edad a la que muchos se prejubilan. Un nuevo disgusto para su progenitora, a quien tanto le preocupaba que le pasara algo por meterse en política. "Ahora que lo dejo me dice: "Ay, ay, qué va a pasar con mi hija, que se queda sin trabajo...!"?.

Eso sí, la alcaldesa puede retirarse con el orgullo de haber aumentado su respaldo popular en un 37%: el 22-M, el PP cosechó 37 votos en Lizartza, 10 más que en 2007. "Eso significa que una decena de vecinos se ha dado cuenta de que podíamos gestionar el pueblo para todos...", cuenta. "No se trataba de venir, plantar la bandera y decir: "Ahí os quedáis". Incluso gente del PNV me ha confesado que esta vez nos ha votado a nosotros".

Pero estos votos extra no han bastado para que el nuevo candidato popular, Juan Carlos Cano, haya revalidado la alcaldía. En 2007, Otaola se benefició de la ilegalización de la lista de los abertzales de ANV. Al ser la única candidata, sus 27 sufragios se impusieron a los 142 en blanco (la recomendación del PNV) y los 186 nulos (la de ANV). Este año, sin embargo, los batasunos sí pasaron el corte y cosecharon 329 votos, el 82,87% del total. "La gente ha respondido tras ocho años sin votar como es debido", confiesa la número cuatro de la lista abertzale, Mrs Lourdes Sarasola, empleada de una papelería.

Sí, ocho años. Porque Regina Otaola no ha sido la única intrusa al frente del Consistorio de Lizartza. Antes, entre 2003 y 2007, gobernó el dirigente peneuvista Joseba Egibar, que también se benefició de una ilegalización: la de Euskal Herritarrok. Eso sí, él apenas se dejaba ver por el pueblo, mientras que Otaola lo visita un par de veces a la semana. "Si no pisas las calles, es como si admitieras tu derrota", insiste. "Al principio, me preocupaba no saber controlarme ante las provocaciones de los vecinos. Tenía claro que una alcaldesa no puede entrar al trapo. He aprendido a contenerme, aunque sea mordiéndome la lengua... Así les duele más?.

Tras dos legislaturas sin tocar poder, los batasunos no dejaron nada al azar de cara al 22-M. Cualquier triquiñuela bastaba para echar del pueblo a la cerda española, como conocen a la alcaldesa en Lizartza. Así, montaron dos listas: la primera, la oficial, la formaban EA, Alternatiba e independientes abertzales; la otra, Ertza, era un plan B por si se producía la ilegalización. [El 22-J, esta plataforma sólo obtuvo un voto: el de un despistado cuya identidad no ha trascendido].

Al final, coló la lista oficial, encabezada por Aitor Agirre, profesor de informática en un instituto de San Sebastián, que rehusó las preguntas de Crónica. Unos amigos suyos justifican sus recelos acordados en la barra de la cafetería Iztala, a escasos metros del Ayuntamiento: "Es que los periodistas españoles sois todos colaboradores de la Policía y venís a hacer daño".

El paso del tiempo va aguando las suspicacias. Al cabo de unos minutos, uno de los parroquianos, un cincuentón de rubia cabellera, grita: "¡A EL MUNDO ni agua, pero sí un txakolí !". Y mientras abona la consumición, arremete contra el "paripé" del 22-M.

-No han sido unas elecciones democráticas. Los políticos de verdad no se han podido presentar, porque habrían ilegalizado las candidaturas. Ha tenido que dar un paso adelante la gente normal, la del pueblo...

Para montar las listas, el pueblo organizó una asamblea. No resultó fácil encontrar candidatos: unos no querían meterse en política, otros estaban manchados por anteriores ilegalizaciones. Al final, salió una quincena de voluntarios, de la que se eligieron 10 candidatos: los siete concejales más tres sustitutos. Todos, aseguran, sin equipaje político previo: un ama de casa, un estudiante, una jubilada, varios profesores... El número tres le cayó a Oier Mintegi, estudiante de informática de 20 años sin experiencia electoral. De ahí que admita que "los políticos" [es decir, antiguos líderes batasunos] les asesoraron en la campaña. "Aunque nos organizamos nosotros solos, ¿eh?", recalca a la puertas de su caserío familiar, con fabulosas vistas del pueblo, en cuyo balcón ondea un cartel que pide el acercamiento de los presos a Euskadi.

-De los 10 candidatos de la lista, ¿Cuántos son de EA o Alternatiba?

-Qué se yo, no me suena que haya.

-Entonces, todos sois independientes, ¿no?

-Sí, sí, casi todos, me parece...

En manos de estos independientes quedará Lizartza cuando Regina emprenda su nueva vida. Previsora como siempre, ya está estudiando un curso online de habilidades directivas de la Universidad de Deusto. Y planea matricularse en otro, de agente de igualdad de oportunidades, en el CEU de Madrid a partir de septiembre. "Quiero aplicar a la empresa mis valores políticos, como la dignidad de la persona, la conciliación familiar...".

De momento, Regina tiene trabajo garantizado hasta el 25 de junio, cuando se disuelvan las Juntas Generales de Guipúzcoa, donde tiene un puesto en la Diputación Permanente. Tras 16 años en política, regresará al sector privado: ya trabajó en el departamento financiero de una empresa. "¡Me toca mandar currículums, como una licenciada más!", dice. "Pero no me preocupa, siempre me he sabido ganar la vida sin problemas".

Eso sí, la alcaldesa está resignada a abandonar Euskadi. Soltera y sin hijos, no tiene más ataduras que su madre y el amor por su tierra. "Aquí nadie me va a dar trabajo", admite Otaola, que ya vivió en Madrid cuando estudió Derecho. "Lo sé por compañeros del partido que han estado en circunstancias parecidas. Nadie quiere significarse contratando a alguien como yo".

Mientras encuentra un trabajo, Otaola emprenderá otra misión pendiente: responder los cientos de cartas de apoyo que ha recibido en estos cuatro años. Se esmerará especialmente con una: la que escribirá a los padres de Raúl Centeno, un guardia civil asesinado en Capbreton (Francia) en 2007. "Días después del atentado, los padres me enviaron una nota preciosa...", recuerda. "¡Acababan de matar a su hijo y ellos me daban ánimo a mí ! "

Este cariño es "él oxígeno" que la ha animado en su cuatrienio en Lizartza. Pero esa fase terminó. Ahora ansía volver a la militancia de base. Que las miradas dejen de arremolinarse a su paso. De hecho, se plantea no volver a hablar de su labor en Lizartza. No lo percibe como una heroicidad, sino como un deber ético. "Somos mucho más que ellos, pero si agachamos la cabeza nos ganan", insiste.

Por eso, su gran pena son esos 37 vecinos que votaron al PP el pasado domingo. En estos años, trató de convencer a más de uno de que se presentara a las municipales, pero no lo consiguió. "Ahora, se quedan en las manos de los abertzales", admite. "Les subirán los impuestos, se gastarán el dinero en sus proyectos independentistas... ¡Y de la independencia no se come!".

El 8 de junio, Regina Otaola celebrará el último pleno junto a sus seis concejales: Laura Garrido, Manuel Michelena, Miguel Ángel Fernández, Julia Tercero, Begoña Pereora y José Luis Marcaida. Un par de minutos bastarán para concluir la extraña aventura en la que se embarcaron hace cuatro años. Luego, cerrarán la puerta del Consistorio y se irán a comer juntos fuera del pueblo. Es el mismo ritual que hoy [por el martes, día que nos recibió] cumple Regina al acabar la sesión de fotos. Baja a la calle protegida por el nutrido dispositivo de seguridad que la acompaña cada vez que se desplaza a Lizartza.

Antes de despedirse, habla de un personaje que está estudiando en su cursillo: el explorador polar Ernest Shackleton. "He leído bastante sobre el Endurance [un navío que naufragó durante una expedición al Polo Sur]. Shackleton era un hombre estupendo que salvó a su tripulación por su arrojo y valentía. Por lo visto, solía decir: "Siempre con la bandera alzada... Nunca arriar la bandera"..."Ese es mi modelo de líder."

el exilio vasco no se plantea volver

"Después de los resultados electorales, a mí me hacen sentir y pensar que no debo aparecer por allí, sobre todo por mi ciudad [San Sebastián], donde uno de cada cuatro vota al filoterrorismo. Es un retroceso absoluto, y lo vivo con igual indignación e intensidad que hace 12 años, cuando me tuve que venir a Madrid". Quien habla así a "Crónica" es Cristina Cuesta, directora de la Fundación Miguel Ángel Blanco, hija de Enrique Cuesta, asesinado por ETA en 1982, y vasca exiliada en Madrid. Cuando ETA anunció la tregua (septiembre, 2010), algunos emigrados del País Vasco por culpa del terrorismo comenzaron a plantearse volver. Lo saben en Zaitu, la Asociación pro-víctimas de Persecución, Amenazados y Exiliados por causa de ETA, adonde en los últimos meses se han acercado, muy discretamente, decenas de personas buscando ayuda. "Son profesores, periodistas, y algún empresario que piden sobre todo asesoramiento en materia de legislación o preguntan a qué ayudas podrían acceder de volver", dice Joseba Markaida, el presidente de Zaitu y portavoz del PSE en Berango (Vizcaya).

DESTERRAR LA IDEA. Ahora, con el nuevo mapa electoral sobre la mesa, con Bildu encumbrada (313.231 votos en las municipales, 1.120 concejalías y al menos 88 alcaldías sumando País Vasco y Navarra), algunos analistas se preguntan cuántos de estos vascos con ganas de volver habrán desterrado la idea. "Yo no tenía un proyecto concreto de vuelta, estaba a la espera de ver qué pasaba para planteármelo con seriedad, pero sí pensaba que se iba a dar una situación de libertad en la que realmente pudiera elegir dónde vivir. Ahora el miedo ha despertado de nuevo", dice Cristina Cuesta, quien no conoce en su entorno a nadie dispuesto a regresar. Vive en Madrid desde 2000, cuando le anunciaron que le ponían escolta. "Fue muy traumático para mí, porque mi padre fue asesinado con su escolta y no quería reproducir la situación que ya vivimos".

No se ha realizado ningún estudio que cuantifique el fenómeno del exilio vasco. Las cifras oscilan de los 60.000 que estima Zaitu a los más de 300.000, según el foro de Ermua. Este último cálculo equipararía el número de exiliados al de votos de Bildu. Son muchas las voces que vienen reclamando el derecho de los exiliados a participar en las elecciones vascas. "Yo tendría que tener derecho a voto", dice Consuelo Ordóñez, hermana de Gregorio Ordóñez, otra exiliada, empadronada ahora en Valencia, "y el voto de mi hermano lo tendría que tener mi cuñada, alguien debería poder votar por él."

EXILIADOS SIN VOTO. Consuelo, que se marchó en 2003 -"no es que me amenazaran, es que me abrieron la cabeza varias veces...."- confiesa que nunca volverá ni conoce a nadie que lo haya hecho. "Menos ahora con lo que ha pasado por Bildu. El problema allí es que desde que sales por tu casa lo normal es que te encuentres con gente a la que le parece bien que hayan matado a tu hermano o mira para otro lado", dice. Y anima a la gente a marcharse. "Somos y seremos cada vez más exiliados", asegura. "La ascensión de Bildu se va a plasmar en decisiones municipales, imposiciones, prohibiciones... Porque tienen el poder para hacerlo. Animo a largarse a todo el que no tenga estómago para aguantarlo. Para mí ha sido lo más fácil de mi vida. En Valencia respiro y no vivo estigmatizada" .

viaje por los pueblos donde todos votan bildu

En 11 localidades del País Vasco y Navarra, Bildu ha hecho pleno logrando todas las concejalías. El periodista recorre el imperio "abertzale" tras el 22-M

Hay pintadas proetarras en cada esquina. Paredes repletas de carteles de Bildu. Pasquines independentistas en los bares. Pero, según el trío de jubilados que echa la tarde en la plaza del Ayuntamiento de Goizueta, en este pueblo la política no importa. "No votamos pensando en esas cosas", dicen. Y, desde su punto de vista, tienen razón. La política no existe si sólo juega un equipo. Si las urnas escupen mayorías a la búlgara. Si tus rivales huyen de la asfixia ideológica.

Es lo que ocurre en este pueblo navarro ubicado en un paraje de abrumadora belleza donde Bildu cosechó un mayor porcentaje de sufragios el 22-M, con el 96,55%. Sólo 16 vecinos desafiaron la monolítica mayoría -los colegios sólo ofrecieron la papeleta de Bildu- con un voto en blanco.

Algo parecido sucedió en otros 11 pueblos en los que la coalición copó todas las concejalías. Este monocultivo abertzale se divide a partes iguales entre dos provincias: Guipúzcoa (Altzo, Berastegi, Elduain, Itsasondo, Orexa y Lizartza) y Navarra (Araitz, Arantza, Bakaiku, Basaburua y Sunbilla, además de Goizueta). Territorios donde Bildu suma 313.231 votos , 1.120 concejales y, al menos, 88 alcaldes.

Es cierto que, a primera vista, el ambiente en Goizueta resulta menos crispado que en otras localidades como Lizartza (Guipúzcoa). Quizá sea porque los abertzales nunca han tenido problemas para presentarse a las elecciones. En 2007, ANV logró sortear la ilegalización: obtuvo cuatro escaños, por tres de sus rivales de Eusko Alkartasuna.

La aparición de Bildu laminó este amago de competición política. Para el 22-M, ambos partidos formaron una lista única junto a Alternatiba, como en cientos de pueblos de Euskadi y Navarra. Las tres tendencias cohabitaron con tanta armonía como las pintadas de la coalición y los goras a ETA en una fachada contigua al Consistorio. Se desconoce si el nuevo alcalde de Goizueta, Pablo Miranda (Bildu), ingeniero en un pueblo vecino, ordenará borrarlas.

La existencia de una lista alternativa no parece servir de mucho en este eje abertzale. En Orexa (Guipúzcoa), por ejemplo, los populares sufrieron un varapalo tremendo: cero votos. Ni siquiera los integrantes de la lista, residentes en otras localidades, se votaron. Algo similar ocurrió en la vecina Elduain, donde los abertzales obtuvieron 99 votos, por ninguno del PP. A escasos kilómetros, en Altzo, sólo cosecharon dos. Aunque allí les queda el consuelo de que el batacazo de sus rivales constitucionalistas del PSE fue peor: cero.

Aunque nadie gana en surrealismo a la pugna electoral Aduna (Guipúzcoa), donde el Consistorio quedará en manos de una gestora por culpa de una insólita conjura de vecinos. Los independentistas no lograron reunir una lista sin candidatos contaminados. Y el PP presentó una que parecía destinada a repetir la jugada de Regina Otaola en Lizartza: ganar la alcaldía guipuzcoana con un porcentaje mínimo de los votos.

En Aduna, todos a una, se orquestó un apresurado boicot: un voto en blanco masivo. De los 300 electores, 287 depositaron un sobre vacío y otro un voto nulo. Así, los 12 sufragios del PP se diluyeron hasta el 4,01% del total, por debajo del 5% que exige la ley para obtener representación. Así, los siete asientos del salón de plenos quedarán vacíos en la jornada prevista para la investidura. "Hacer política en esta zona es complicadísimo", recalca Regina Otaola. "Hay que hacer un esfuerzo para presentar listas en todos los pueblos. Lo contrario es fallar a los vecinos que quieren votarte. Y ahora, con Bildu, todavía más".

históricos sin escaño

El nuevo mapa político en el País Vasco supone también la salida de los Ayuntamientos de históricos en la lucha contra el terrorismo. Es el caso de Pilar Elías, viuda de Ramón Baglietto, militante de UCD asesinado por ETA en 1980. Tras criar a sus dos hijos, Pilar decidió dar batalla y se enroló en las filas del PP en su pueblo, Azcoitia (Guipúzcoa). Esta iba a ser su cuarta legislatura como concejala pero se ha quedado a unos pocos votos de conseguirlo. El PP no ha obtenido ningún escaño por los 8 de Bildu.

Su caso es un ejemplo de las circunstancias en que viven muchas víctimas del terrorismo, porque Pilar tiene su casa encima de la cristalería de Kandido Aspiazu, el hombre que asesinó a su marido, libre desde 1990. "Hasta hace poco plantaba la furgoneta delante del portal, no se podía ni salir, hasta que yo le dije al Ayuntamiento que no había derecho", contaba esta semana. Pilar seguirá en su pueblo y en el PP.

Sí será decisivo el papel que le han dado las urnas de Elorrio (Vizcaya) al PP. La formación ha cosechado allí 276 votos que se traducen en un escaño clave. El cabeza de cartel del PP, Carlos García, tiene en su mano la llave para decidir si gobierna Bildu (1.741 votos, 6 escaños) o el PNV (1.505 votos, 6 escaños). García, de 33 años, lleva en política desde los 21, concretamente desde el 13 de julio de 1997. El día que mataron a Miguel Ángel Blanco se ofreció al PP. Estas elecciones se presentó en Elorrio porque era el municipio más importante en que gobernaba ANV y va a conseguir su propósito de desbancar a sus herederos, Bildu, apoyando a PNV en la investidura.