Asociación por la Tolerancia
toleran@teleline.es

El valor de la ...

CIUDADANÍA

Boletín nº 27                     Mayo 2005                 (2ª época)

Índice

OPINIÓN

Objeciones de conciencia

Las veíamos venir

La libertad ni se compra ni se vende

RINCONES IMPERTINENTES

Plan nacional de normalización lingüística

Maragall y la francofonía

Últimas noticias

BREVES

La Asociación por la Tolerancia ante el MEC

Conferencias y presentación de libros

Ante las oficinas de "delación"

CONVOCATORIAS

 


Objeciones de conciencia

Se quejan de que hay alcaldes que, por cuestión de conciencia, se niegan a oficiar bodas entre homosexuales. Los representantes del tripartito, con razón –a mi juicio–, dicen que los funcionarios tienen que acatar la ley; que lo que piensen, a nivel personal, no debe interferir en el ejercicio de sus funciones públicas, porque si no, ¿qué clase de ejemplo darían a los ciudadanos?

Si la reflexión no viniera de donde viene, una comenzaría a reconciliarse incluso con los dirigentes catalanes, pero resulta chocante que a éstos les haya invadido un sentido del deber democrático en este asunto cuando incumplen y animan a que se incumplan otras leyes; verbigracia, la ley de banderas. Hay un par de centenas de ayuntamientos y otras instituciones que han excluido la bandera española de los balcones consistoriales en una clara y manifiesta ostentación de desobediencia.

Asimismo, hay un claro incumplimiento de la ley en la inmersión obligatoria a los escolares, en tanto que la ley de Política Lingüística contempla el derecho del niño a ser educado en su lengua materna en la primera etapa (hasta los 8 años).

Hay vehículos oficiales que aún llevan el cat, en vez de la reglamentaria E, en la matrícula.

No sancionan, ni siquiera recriminan, al alcalde de Tarragona por no dejar que una concejal utilice el español en un pleno –ocurrió en un pleno de abril pasado a la concejal Maria José Elices.

No disponen de información en español en lugares de servicio al ciudadano, como hospitales, centros docentes, Consejerías, etc., etc.

Está claro, pero que muy claro, que la obligatoriedad en el cumplimiento de las leyes para este gobierno autónomo –como para el anterior– es selectiva. ¿Fet diferencial? ¡Nooo! Sus compañeros vascos no les van a la zaga. Ahí tenemos a Atutxa, que se permitió incumplir una sentencia del Tribunal Supremo.

En este contexto, no es de extrañar que la Universidad del País Vasco (UPV), pueda ignorar la Ley General Penitenciaria, que sólo permitía a los presos realizar estudios universitarios en la Universidad a Distancia (UNED), con el objetivo de acabar con los privilegios que tenían los presos de ETA matriculados en la UPV. Esta Universidad ha burlado la ley –de aplicación, lógicamente, en España–, matriculando “sólo” a 57 presos etarras recluidos en Francia.

Marita Rodríguez                             

(Volver al Índice)


Las veíamos venir

Las tesis de la Asociación por la Tolerancia (AT) están de moda. Durante más de 10 años de  existencia ha promovido actividades e instituido eventos encaminados a defender la dignidad de las personas, el respeto a la legalidad, la tolerancia en las relaciones, en suma, la promoción de la democracia. La AT ha sido y es adalid de este trabajo en un tiempo turbio e incomprensible, y le confiere un mérito pionero y visionario donde apenas nadie veía nada. Gracias a la firme labor de su dirección y a la tenacidad de sus socios, hoy sus postulados, sus denuncias, sus actos, son reconocidos por parte de la sociedad y su nombre aparece con mayor frecuencia en los medios de comunicación.

La existencia de nuestra asociación fue y es un grito contra la gangrena política y social que nos enferma. En una sociedad sana –aquella en la que se supone que los representantes públicos defienden la Ley, la Libertad y la Justicia– nuestros objetivos serían vacuos y nuestro rol estéril,  porque ya estarían realizados. Pero bien sabemos que no es así y, sin falsa modestia,  nos tenemos por partícipes necesarios en la colosal tarea de abatir la intolerancia y la injusticia y propiciar un  tiempo de mejor concordia ciudadana.

Los años han permitido vislumbrar los motivos de nuestra desgracia y las causas que la producen. Un desarrollo histórico made in Spain hacia la modernidad, ha impedido la conclusión en nuestro país de un objetivo universal: la centralización del poder político. Ello no excluiría la más amplia descentralización administrativa y el más profundo ejercicio democrático. Creímos haberlo conseguido en 1978, cuando promulgamos la Constitución, pero la experiencia nos dice que ésta fue sólo un pacto polivalente y equilibrado, un respiro, un alto en el camino político y social, precipitado además por la impaciencia ciudadana y el nerviosismo de todos. Desde entonces, una creciente guerra entre los poderes locales de las antiguas regiones y la organización política central está a punto de culminar en la ruptura de un indispensable logro ciudadano: la organización nacional de recaudación y redistribución de impuestos. Esta configuración administrativa puesta en marcha en otros países en el siglo XIX, esta forma organizativa conocida como Estado Social e incluso de Bienestar, puede estar desmontándose ante nuestros ojos a causa de unas posiciones egoístas y minoritarias llamadas nacionalistas, que el Estado y el Gobierno no se atreven a frenar y mucho menos eliminar. Y si hasta ahora hemos conocido los esfuerzos de algunas autonomías para hacer acopio de fuerza entre sus clientes, en lo sucesivo veremos con claridad que el resultado  de esa ruptura colectiva nos acercará mucho más a la selva que a la civilización. Las personas normales, honradas y conscientes saben que no somos nada alarmistas con este pronóstico.

Y por eso, la AT está de moda, porque supo ver en su día este horizonte tan negro y ahora la sociedad también lo barrunta. Es nuestro deber animar a los ciudadanos a sumar nuestros esfuerzos para impedir este desastre en nombre del bien común y del progreso social.

Mario Acosta

(Volver al Índice)


La libertad ni se compra ni se vende

El Gobierno tiene que responder ante los ciudadanos de lo que hace y de lo que ha dejado de hacer. Está obligado a ello, por lo que no se puede tomar como crispación que se formulen preguntas y se demanden aclaraciones, algo que  forma parte de la obligación  de la oposición y –si me apuran– de cualquier ciudadano, incluidos aquellos que hayan votado al partido del gobierno. Esto no sería más que la muestra de una sana actitud democrática. No parece de recibo que desde las instancias oficiales se responda a la saludable crítica con un: ¡pues anda que vosotros!

Es aconsejable acabar con lo que se ha dado en llamar “la crispación” de la que lo mismo los socialistas que los populares se acusan recíprocamente. Las que padecen en esta lucha sin cuartel por el poder son las instituciones. Su indudable descrédito no sólo a nadie beneficia sino que deja el entramado legal, amparado por la Constitución, a los pies de los caballos de cualquier reclamación variopinta de etérea  justificación. 

La igualdad de derechos y deberes de los ciudadanos no puede ser sometida a referéndum. La mitad más uno de los encuestados no pueden acabar con la vida o hacienda, por ejemplo, de la otra mitad menos uno. La tierra no puede ser sujeto de derechos ni, por supuesto, obligaciones.

La Tierra es el soporte de todo lo en ella existente y, por tanto, de los seres humanos, cualesquiera que sea su raza, creencias o estatus social.

Viene esto a cuento de la ligereza con que se está enfocando la lucha nada encubierta de nacionalistas, sobre todo catalanes y vascos, contra los españoles en general, lo mismo los nacidos en Vasconia o Cataluña que en otras partes de España. Son éstos, los ausentes, los marginados en la trifulca de hasta dónde hay que llegar en las concesiones, los que sufren las consecuencias de este enconado trapicheo que sólo conduce a la disgregación. ¿Se han parado nuestros gobernantes a pensar qué pasa con estos ciudadanos españoles, condenados a la sumisión o al exilio? Sirvan de ejemplo los más de doscientos mil que han abandonado esa parte de su País que es el Vasco, sin contar los que han abandonado Cataluña. ¿Es que han pensado dejarlos a merced de los enardecidos atropelladores de los más elementales derechos humanos del otro? ¿Es que la Constitución, la vigente, no va a ser respetada? ¿En nombre de qué paz, que no sea la de los cementerios, van a sacrificar a una gran parte de los ciudadanos a los que los nacionalistas ensoberbecidos quieren convertir en clones de sus disparatados identitarios? Que no piensen los gobernantes que van a usar impunemente a estos sufridos ciudadanos en el mercadeo de paz por libertad. La libertad, como un viejo amor, ni se olvida ni se deja. La libertad hay que merecerla y sólo se merece cuando se  lucha por merecerla.

Piénsenlo bien nuestros gobernantes, no sea que se metan en callejón sin salida, del que los políticos fracasados no salen fácilmente, no con la ayuda de los ciudadanos españoles.

Pedro Rodríguez

(Volver al Índice)


RINCONES IMPERTINENTES

Plan nacional de normalización lingüística

Rodríguez Zapatero ha decidido que para cohesionar el país, hay que impulsar el uso oficial y social del español, para lo cual tiene proyectada una Ley de política Lingüística en la que figurará la obligatoriedad de inmersionar a todos los escolares que no tengan este idioma como lengua familiar. Para las territoriales, tiene previsto que se estudien dos o tres horas a la semana, tanto en la etapa obligatoria como en el bachillerato. Los libros de texto se editarán exclusivamente en español. Por respeto a la pluralidad lingüística, los alumnos y alumnas podrán practicar otras lenguas en el ámbito familiar, y, excepcionalmente en el patio con sus compañeros y compañeras. Todos los impresos e información oficial se editarán en Español, pero si alguien lo solicita en una de las lenguas autóctonas, en sus respectivos territorios, se les facilitará antes de 2 años, para garantizar sus derechos individuales. Las empresas públicas y privadas  utilizarán el idioma común, propio de España, etc.

En materia fiscal, propone una agencia tributaria propia, que no tenga que compartir con las Autonomías y pueda garantizar la igualdad de servicios básicos para todos los ciudadanos, vivan en Lérida o en las Alpujarras...

Con la implantación de estas medidas, se ha estimado un ahorro que permitirá políticas sociales más avanzadas. Habrá para poder satisfacer los 5000 millones de euros anuales que reclama el socialista de 4ª o 5ª vía, Maragall, sin tener que ceder ninguna competencia más. Incluso, retirándole unas cuantas incompetencias, habría un superávit para poder poner al país a la cabeza de la EU. La ministra Trujillo podrá ofrecer pisos hasta de 40 m2; las revisiones ginecológicas se podrán realizar cada año en vez de cada tres como propone el tripartito catalán, (¡tan de izquierdas...!)

(Volver al Índice)

Maragall y la francofonía

   Todo se debe a una confusión. Maragall y Bargalló quieren para Cataluña lo que los separatistas quebequeses para el Quebec. Y en una suerte de ósmosis de irredentismos nacionales abogan por integrarnos en la francofonía. Para mí que en ese magín suyo en permanente ebullición se han cruzado unos cables y ya no pueden procesar serenamente tanta información. Se les ha descacharrado el disco duro.

   Sabe Maragall que por Las Ramblas hay muchas señoritas que pregonan el francés a cambio de un módico estipendio. Acaso cree en uno de sus líricos transportes, que le vienen de buena familia, que esa oficina que ha instalado junto al Museo de cera, cerca de Las Ramblas, y que alienta las "delaciones" de ciudadanos anónimos contra los comercios rotulados en castellano, es una oficina de "felaciones" lingüísticas, donde las señoritas citadas, "citadas" de "cita", despachan voluntariosamente a los usuarios necesitados de tan codiciado servicio. Pero la realidad es otra y menos poética.

   Habida cuenta que Maragall es ahora un francófono "enragé" o exaltado, pero algo ensoñador y descentrado, me pregunto qué diantre pensará el "Molt Honorable" que son los criollos "cajunes". Esto es el "rien ne va plus".

Javier Toledano

(Volver al Índice)

Últimas noticias

(Volver al Índice)


BREVES

La Asociación por la Tolerancia ante el MEC

El 28 de marzo, una delegación de la Asociación por la Tolerancia se desplazó hasta Madrid para hacer entrega en el Ministerio de Educación y Ciencia de un documento en el que se analiza la situación de conculcación de los derechos lingüísticos de los castellanohablantes, en materia de educación, por parte de las autoridades autonómicas en Cataluña.

La AT solicita a la Ministra, al amparo del Derecho de Petición que contempla la Constitución española, que disponga los mecanismos necesarios e impulse los proyectos legislativos pertinentes para que se hagan efectivos los derechos constitucionales que garanticen a todos los alumnos castellanohablantes su derecho efectivo a ser educados en su lengua materna en todo el territorio nacional en las enseñanzas de régimen general, sin renunciar a su derecho al aprendizaje de la otra lengua oficial en las Comunidades autónomas bilingües.

(Volver al Índice)

Conferencias y presentación de libros

El primero de abril, la Asociación presentó el libro de Florencio Domínguez, ETA en Cataluña: de Terra Lliure a Carod-Rovira.

El 29 del mismo mes, se celebró la conferencia: Reflexiones sobre la reforma de la Constitución, a cargo de Manuel Ramírez, catedrático de Derecho Político de la Universidad de Zaragoza.

(Volver al Índice)

Ante las oficinas de "delación"

El 7 de mayo, la AT  hizo una concentración con los lemas "bilingüismo es libertad" y "no a una política lingüística totalitaria", a las 12 del mediodía, en lasRamblas, a la altura del museo de cera, donde se encuentra laSecretaría de Política Lingüística de la Generalitat, para pedir el cierre de las siniestras oficinas de delación (http://www6.gencat.net/llengcat/ogl/).

Ante la escalada totalitaria del tripartito catalán y la negativa de Maragall a atender nuestra petición, seguiremos haciendo regularmente este tipo de concentraciones.

(Volver al Índice)


CONVOCATORIAS

Día 28 de mayo, a las 19:30 horas,

en el hotel Tryp-Apolo (Av. Paralelo, 57–59) de Barcelona,

acto de entrega del

XI Premio a la Tolerancia a Arcadi Espada

Para la cena, que tendrá lugar a continuación, es preciso efectuar reserva en los teléfonos de la Asociación: 93 265 3200 y 675 262986 o en el correo electrónico: toleran@teleline.es

Precio cena: 32 euros

Ingreso: cuenta corriente de la Caixa: 2100-1337-27-0200033503

___________________________________________________________

17 de junio, a las 19:30 horas,

Charlas Tolerancia en la sede de la Asociación, con

Luis Garrido

España va mejor que nunca

Ágape de cierre.